20110105

Una Película Serbia (Srpski film, Srđan Spasojević, 2010)


















 Había leído que Una película Serbia era un film inusualmente fuerte y que había tenido varios problemas de censura en distintos países y festivales alrededor del mundo. El rápido cotilleo global a través de la web  le dio rápidamente  fama de la película más enferma y escandalosa del 2010 y ya que estamos, de la historia del cine. Pero bueno, ¿que me iba a impresionar a esta altura del partido?. ¡A mí! ¡El mas crack de todos! ¡El macho de América! Holocausto Canibal, Saló, I spit on your grave, Guinea Pig, Lolita Vibrator Torture, Irreversible, Gore asiático, Traces of Death, Nekromantik, etc etc, Ya lo vi todo, ¿Que tan fuerte podría ser esta película?. Además, pensaba, el mundo se ha ablandado y los órganos censores están mas impresionables y ladillas que nunca;  la fama de esta película debe  ser exagerada, me decía a mí mismo. 


Error.


 La misma noche que vi la película no pude dormir. Daba vueltas en la cama como cuando a los 8 años vi por primera vez Tiburón en el cine. No podía cerrar los ojos sin que esas espantosas y enfermizas imágenes me volvieran a la mente. Subestimé a la película y sobreestimé mis capacidades de asimilar películas "fuertes". Por tres días no pude dejar de pensar en ella.  En parte este post es una manera de exorcizar los fantasmas que me dejó incrustados en el cerebro. Una película Serbia era por lejos la película más retorcida, escabrosa, maliciosa y enferma que había visto en mi vida. Ultra violenta, ultra escabrosa, ultra explicita, ultra, ultra, ultra; los estándares del "nivel de violencia tolerable" habían sido sacudidos, violados y decapitados.  Estamos en otro nivel, pasamos de pantalla. 
 Y lo peor de todo es que había algo que la diferenciaba de otras películas retorcidas que había visto en mi vida y es que no era solamente retorcida, era al mismo una película muy inteligente. No trata solo de impresionar por el gusto de escandalizar viejas, burgueses y censores. La película tenía un contenido, un mensaje, era una película muy profunda, con varias puntas y capas de significado. Probablemente si viese el filme más veces (cosa que no pienso hacer nunca en mi vida) seguiría descubriendo nuevos elementos para interpretar y sacar conclusiones. 
 Dicho sea de paso: no comentan el mismo error que yo cometí. Si son personas sensibles no miren la película. Olviden su existencia y ya de paso, no lean de ahora en adelante. Están advertidos. Si Irreversible o Audition te parecieron películas fuertes tengan en cuenta que al lado de ellas, Una película serbia,  es un capitulo de Padre de familia.  Hay  miles de otras películas por ahí para entretenerte por un par de horas.


 Milos (Srđan Todorović) es un prestigioso actor porno en vías de retiro. Tiene una buena casa, una hermosa esposa (Jelena Gavrilovic) y un hijo encantador. Una vida familiar perfecta que es secretamente envidiada por su hermano, Marko, un policía corrupto y solitario que tiene sexo con putas mientras mira películas protagonizadas por Milos. Este es celebre en el mundo del porno por poder sostener una erección sin ninguna ayuda externa y en cualquier cirscunstancia. También por la manera brutal y bestial en como coge. Es decir, por ser un actor porno perfecto. 
 Se hace bastante énfasis en este último punto. Entre las diferencias entre el sexo real y el sexo de la pornografía, porque es uno de los temas de la película, no solo refiriéndose al porno exclusivamente, sino a la representación cinematográfica de algunas acciones humanas "no aptas para todo público" y su relación con los deseos más primarios del ser humano. Esto me hizo acordar a una cita de Cristiano Shapiro que uso Nicolas en su post sobre Dennis Cooper que vuelvo a reproducir aqui: 


(Sobre la pornografía) Nuestro único interés al ver materiales explícitos es contemplar alguna miseria que todavía no hemos visto. (…) con la pornografía no se trata del erotismo, se trata de la humillación (…) se trata de la canonización a través de la degradación.


 Volvamos a la ficción. Milos tiene una vida casi perfecta, pero la carrera de un actor porno es limitada y está pensando en cómo va a mantener a su familia luego de su retiro. En ese momento es contactado por una vieja conocida y colega (Lejla, Katarina Zutic) para ofrecerle un papel en una película diferente, un nuevo tipo de cine, artístico, para un público selecto, hecha en Serbia pero para ser vista en el exterior.  Esta descripción concuerda un poco con Una película serbia, que fue abiertamente, y desde el titulo, fue pensada por sus creadores como una película tan serbia como exportable al circuito de festivales del exterior. La interrelación de la película en sí misma con la película dentro de la película es uno de los ejes centrares que hacen funcionar tan bien los mecanismos narrativos del filme. 
 Es así que Milos conoce a Vukmir (Sergej Trifunovic, de actuación pletórica), una suerte de empresario mafioso excéntrico y exitoso, con algo de artista radical y filosofo visionario que está buscando crear un nuevo tipo de cine que vaya mucho mas allá de lo visto hasta ahora. Vukmir es un ferviente admirador del arte de Milos y su famosa capacidad de poder excitarse en cualquier situación y momento. No le cuenta nada sobre el filme que está pensando en ofrecerle y se niega a darle un guión o explicarle de que va.  De hecho, esa es una condición innegociable para ofrecerle el contrato. Tiene que confiar en él y hacer la película a ciegas. Le ofrece a Milos una cantidad de guita impresionante y luego de consultarlo con la almohada y con su esposa decide aceptar, pensando que con ese dinero su familia va a poder vivir tranquilamente el resto de su vida. 
 Milos asiste al primer día de rodaje.  Se le da un auricular con el que recibe instrucciones para actuar en el momento y una serie de camarógrafos uniformados siguen sus pasos dentro de un orfanato abandonado. Ahí debe presenciar una serie de acciones dramáticas con una chica (aparentemente menor de edad) vestida como Alicia en el País de las Maravillas antes de tener que protagonizar alguna escena propia de una película porno. Pese a lo particular de la situación y método de rodaje, no hay aun nada raro en la película que le haga a Milos sospechar sobre lo que va a pasar a continuación. La siguiente escena no es tan agradable.   Nuevamente Milos es llevado a un lugar secreto y sus acciones siguen siendo guiadas por un auricular. En un espacio grande y solo parcialmente iluminado es forzado (a punta de pistola) a tener sexo con una mujer que ha sido golpeada y torturada (ni Milos ni los espectadores saben si se trata de ficción o no, ya que sigue sin saber de qué va la película que está filmando). La gota que rebasa el vaso para Milos, es cuando en plena acción sexual,  una luz se prende y revela que la jovencita vestida como Alicia en la otra punta de la habitación presenciando todo plácidamente. 
 Esto es más que suficiente para Milos, que decide al día siguiente enfrentar a Vukmir y decirle que va a dejar el proyecto, sin importar que tanto dinero le ofrezca, ya que el no hace películas con menores. Vukmir no reacciona bien ante lo que Milos viene plantearle, y enfurecido al límite de la posesión divina, hace un pequeño discurso sobre cómo se siente decepcionado de que haya no haya entendido los alcances y el sentido de este nuevo cine que quiere crear. Antes de irse, decide mostrarle un fragmento de filme suyo para que le sirva de ejemplo para entender de que se trata este nuevo cine que está planeando. 


 No sé si debería narrar lo que muestra ese fragmento de película de Vukmir le muestra a Milos, no solo porque no quiero arruinar la "sorpresa", sino porque me da bastante impresión describirla y repasarla mentalmente.  Digamos como manera de adelanto que esta escena cuenta con una mujer dando a luz a un niño, un enorme eslavo pelado semidesnudo y que Vukmir llama a ese fragmento como parte de un nuevo género: newborn porn. Imagínense nomas (les dije al principio  que no debían seguir leyendo si eran personas impresionables, ¿por qué no me hacen caso? ¿Se piensan que estoy jodiendo?).


 Esa escena, tan violenta como exagerada (tanto que a mucha gente le puede parecer ridícula) marca un antes y después en la película, ya que de ahí en adelante no tiene límite en lo enferma en que se convierte. Probablemente  el director la haya puesto ahí como advertencia, ya que aún queda un tercio de película y la lógica de la misma es como en un incremento constante de violencia y degradación.  Es decir, si estoy poniendo esto antes del segundo plot point, no saben lo que les espera, váyanse ahora del cine o bánquesela (hasta el momento la película no había sido más fuerte que otras películas del estilo, de hecho tiene algunas escenas de tierna intimidad familiar). 
 Sin entrar en detalles, ya que la película entra en una espiral descendente hacia lo más oscuro y repulsivo del comportamiento humano que prefiero no revelar, el asunto sigue así: 


 Vukmir decide utilizar a Milos como actor contra su voluntad, raptándolo y convirtiéndolo en una especie de zombi sexual a través de una droga que lo mantiene excitado sexualmente ante cualquier situación por más horrible que sea y  que anula su voluntad y límites morales. Una especie de súper viagra para elefantes. Milos despierta tres días después en un descampado, sucio y ensangrentado, sin saber lo que hizo en esos últimos días. Decide investigar yendo a la mansión de Vukmir donde encuentra un montón de casetes filmados  con los sucesos que pasaron mientras se transformo en un zombi sexual y que él no recuerda.  Es a través de los casetes que va reconstruyendo lo que pasó. Y lo que pasó no está bueno.


 Como dije en la introducción, lo que diferencia a Una película serbia, de otros películas "enfermas" es que no se centra solo en tratar de ganar la competencia al filme más repulsivo de la historia del celuloide sino que es al mismo tiempo una película muy inteligente. Un thriller atrapante, una tragedia familiar nunca vista, narrada con gran sentido del ritmo, con buenas actuaciones y con una puesta en escena más que interesante y correcta.  Esa contradicción superficial es lo que hace que filme sea doblemente incomodo, ya que es mas fácil descalificar (o aceptar)  un filme que sea solo un festival de escenas horripilantes e inmorales. Trata de temas serios y reales,  no es solamente un filme solo violento físicamente, sino que es mucho más brutal y destructivo para el espectador a nivel psicológico (en eso se acerca un poco al cine reciente de Lars Von Trier, salvando las diferencias).  Y no piensen que el asunto se resuelve en algún momento y que el bien o el amor triunfan o algo así:  la última secuencia, sin ser la más violenta del filme en lo que se refiere a lo físico, es probablemente lo más amargo y deprimente que he visto en mucho tiempo. 
 Entonces, su incomodidad no solo radica en su violencia, sino en su contenido.  Srđan Spasojević, escritor, director y productor de la película dice: 


 La pelicula es un diario de nuestros abusos sufridos por el gobierno serbio...es sobre el poder monolítico de líderes que te hipnotizan para hacer cosas que no queres hacer. Tenes que  sentir la violencia para realmente darte cuenta de lo que se trata.


 Si bien no soy partidario de que los artistas revelen sus intenciones o el mensaje de sus obras, tengo que respaldar a Spasojevic a la hora de salir a develar el tema principal de su película para que sea vista como una metáfora.  Una metáfora  extrema y violenta, pero una metáfora al fin.  Quizás, en estos casos, con escándalos y superficial prensa amarillista alrededor de las crónicas del filme, es lo mejor. Pero no es el único tema que trata la película. Muchos otros temas pululan por ahí: las cosas que los seres humanos se ven forzados a hacer en una sociedad cruelmente capitalista para proteger a los suyos (que en países ex socialistas es un tema urgente y actual), las relaciones familiares hipócritas, las relaciones con el poder a través de la necesidad, la perversión sin límite y no reconocida en fondo de todos los seres humanos, como maneja el control social los deseos más perversos y oscuros del ser humano para hacer dinero, etc.
 Es difícil clasificar a esta película dentro de un genero. Formalmente es un thriller y si me permiten inventar un término, esta película es un perfecto snuffexplotation (es decir, un filme sobre películas snuff onda Hardcore, Tesis o 8 mm).  Pero va un poco mas allá y si bien no tiene nada sobrenatural, es perfectamente una película de terror. Una buena manera de clasificar a las películas de terror es ver que temor humano están explotando. Las películas de terror no inventan cucos que no existan en la realidad del espectador.  Tratan (si son buenas) de explotar un miedo que ya existe en todos. Aquí se trata del miedo a un mundo desconocido y oscuro que se esconde detrás del mundo "normal". De que existen redes clandestinas ligadas con grandes poderes desconocidos que actúan en las sombras, sin límites morales o legales y que en cualquier momento pueden irrumpir en la vida de las personas comunes y corrientes, y  de que detrás de las apariencias superficiales, un universo oscuro y depravado existe dentro de cada ser humano.
 El titulo de la película es otro punto interesante: Una película serbia. Sin conocer demasiado de la idiosincrasia serbia, me arriesgo a decir, que sin bien es una película pensada para que dé la vuelta al mundo, se trata de una película bien serbia que difícilmente podría haber salido de otro lado. Esta la idea del "salvajismo" y lo poco civilizado de los eslavos en general y de los eslavos del sur en particular. También  su nacionalismo exacerbado pero poco mas y hay mucho de prejuicio en toda esta imagen exterior que se tiene de Serbia. El asunto que se presente al mundo como "una película serbia" nos conduce a ver qué es lo que se sabe afuera de Serbia de los serbios, y en realidad lo primero que viene a la mente de cualquier persona es la guerra de los Balcanes.  Esto es lo que mas fácilmente la gente lo asocia y no esta ausente en la película, ya que es unos de los temas que se manejan.  Una guerra especialmente cruel y dramática, por ser bastante old school en algunos de sus métodos y trágica porque puso en guerra a personas que de un momento a otro pasaron de ser parte de un proyecto de país casi utópico a enfrentarse cruelmente unos contra otros. Uno puede pensar, que en lo que se refiere a horrores, es difícil que una película de ficción se ponga a la altura de una guerra real. ¿Que podría impresionar a personas que  probablemente hayan tenido contacto con historias o vivencias igualmente crueles?. La película es un poco la respuesta a ello. 
 Entonces, se usa esa fama de lo serbio, pera exportar la película, un modo de publicidad bastante perfecto. La resolución de la película, con el protagonista viviendo algo parecido a un  síndrome de estrés postraumático que viven algunas personas que vivieron una guerra, toma una fatal decisión, similar a la que suelen tomar las personas que sufren de ello.
 Hay otro "gran momentos serbio" de difícil interpretación para alguien que no conozca esa cultura: una asquerosa escena de incesto colectivo y Vukmir gritando algo así como "¡Por fin! ¡Una típica familia serbia!". Si bien juega un poco con la idea de lo serbio en el exterior al mismo tiempo un espejo bastante fuerte de lo nacional. Lo sorprendente de esta escena, no es tanto sus posibles interpretaciones dentro de serbia (imposible saberlo) sino como es que haya sido dejada pasar por la censura local para su proyección en el exterior, no se me ocurre como podría pasar eso en otro país. Pero voy a dejar de tratar de analizar lo propiamente serbio de la película porque tengo miedo de meterme en temas en los que no tengo idea. 














Lo último. Capaz que algún geek especialista en cine enfermo me diga que vio algo más horrible que esto, pero entre la gente maomeno informada, no hay dos opciones diferentes: Una  película serbia elevaba los estándares de lo que es una película violenta, dejando a muchas películas anteriores al nivel de Cacho Bochinche. Aun no he visto The Life and Death of a Porno Gang (Zivot i smrt porno bande, Mladen Djordjevic, 2009), película hermana de esta y que se suele presentar como parte de una nueva ola de cine serbio "radical" pero me pregunto cuánto se tardará en hacer una película aun más densa que esta. Sigo sosteniendo que esta película no es para cualquiera y no se la recomiendo a nadie a menos que quieran tener un mal viaje  (a veces los malos viajes son buenos). Pero el asunto es que (quiero creer) que se tardará un tiempo para que esta película sea superada, pero al mismo tiempo, con el paso del tiempo, la gente ira viendo esta película y algunos años será asimilada como lo fueron en otro momento asimiladas otras películas. Es aquí en donde el recurso de la película dentro de la película vuelve a funcionar. De alguna manera,  Spasojević es Vukmir, y está creando un nuevo cine. Quiero pensar que en el mundo real a nadie se le ocurría hacer una película como la de Vukmir, pero Spansojevic (metiéndola dentro de su película) la hace. Es una película literalmente vanguardista que va a cambiar algunas estándares de lo que es aceptable o no en la pantalla.  Y eso hace tiempo que no pasaba. Aunque no sé si celebrarlo o no. Estoy confundido. Eso es bueno. 













Agregado posterior:


Luego de escribir el post me di cuenta que había un elemento faltante en toda esta ecuación que creo que es determinante para que una película como esta surgiese.  
 ¿Que cambió en los últimos que haya hecho que en la tradición de películas extremas necesite dar un nuevo salto evolutivo hacia lo moralmente ambiguo y la depravación visual?. ¿Que fue lo determinante que hizo que necesitemos algo mas para ser shockeados?.


 Bueno, la respuesta es: 

Internet.


 Recuerdo, mediados de los 90s, cuando escuche por primera vez sobre la supuesta existencia de películas snuff. Desde ese momento hasta hace relativamente poco, la información sobre ellas siempre estuvo envuelta en un halo de supuestos y mitos, adquiriendo el estatus de típicas leyendas urbanas de fines de milenio y en definitiva no se sabía si realmente existían o no. En realidad, lo que estaba en discusión, era sobre la existencia de un mercado/circuito underground para ellas, porque teniendo en cuenta la depravada y sádica naturaleza humana a lo largo de la historia, que a alguien se le ocurriese filmar una muerte para después distribuirla era algo plausible y si no existía, era solo cuestión de tiempo. Hoy en día, con una internet mas rápida, anónima y de alguna manera, más libre, la duda se despejó.


Existen


El cine (mainstream o underground) la televisión (abierta o de abonados) tienen varios niveles e instancias de censura. 


Internet no.  


Desde hace unos años, una generación a crecido en un mundo sin censura para consumir imágenes. Esto no quiere decir que las películas snuff se hayan vuelto populares o masivas, pero videos de accidentes, mutilaciones o seres humanos metiéndose objetos extraños en partes del cuerpo se han vuelto material de consumo pasajero para muchas personas. Internet posibilito la circulación de este tipo de material de videos reales (o supuestamente reales), que dejaron a muchas películas retorcidas del pasado como entretenimiento para niños.
Ahora sí. Fin. Se cerró la ecuación. 

11 comentarios:

mvc dijo...

Bueno, no sé si se dieron cuenta, pero cuando cambie el template del blog se perdieron en la mudanza todos los comments anteriores, que como en todo buen blog, muchas veces son mas interesantes que el propio post. Una lastima, capaz logro recuperarlos, pero ahora no me dan las bolas. Igual los tengo guardados en un archivo de texto y viven en mi pc.

Juan dijo...

Buenísimo el post. Me asustaste bastante, me interesa mucho la película pero creo que no quiero verla.
No abandones el blog, la gente anda distraída con esto del facebook y twitter y se olvidan de que la posta son los blogs.
Saludos.

mvc dijo...

Gracias

(Nunca cerré el blog ni pienso hacerlo)

*Noelita Felton* dijo...

Ah Dios! me interesó cuando leí sobre ella, me dije por fin veré un film serbio, me interesa la mafia serbia,(además) pero al leer todo lo que describiste..creo que no la voy a verr.mieduu xd

Escribis genial !

Anónimo dijo...

Se podría discutir durante siglos sobre provocaciones.

Para una amiga y yo hace varios años provocar era beber vino de tetrabrick y repartirlo entre un montón de intelectuales caducados mientras discutían sobre provocación.


Estamos rozando el límite en el cine, o no, escenas violentas se suceden a traves de milenios en hechos históricos y reflejados en manuscritos y pinturas, etc...

Que se haga en el cine lo hace una experiencia mas fuerte por su similitud con la realidad.

Los del este, sobretodo los serbios y los albano-kosovares tienen muy mala fama por sus métodos sanguinarios de coacción, si entran en tu casa reza para que no sean ninguno de los dos.

Como en todo, no es aplicable a todo un país.

No, no la voy a ver. Aunque tenga mil lecturas. Será que me he hamburguesado. Aunque leyendo este post tengo alta información y me evito las escenas que se insinúan.

Adriana P

Nicolás dijo...

A veces pienso que el director habla en las entrevistas de la película como una metáfora a la violencia de la guerra. Otras veces no.

Espero que no, espero que yo esté entendiendo mal.

Situarlo como una metáfora de otra cosa suena a una justificación políticamente correcta o una estrategia contra la censura.

Las otras veces, como decía, entiendo que habla de la guerra al modo de un contexto de mierda que no te puede generar hacer nada que huela a rosas.

Agustin dijo...

la acabo de ver.
yo también estoy confundido.
la escena de la familia encapuchada está fácilmente dentro de lo más jodido que se haya filmado en el cine.
Por alguna razón, la asocio con Lost Highway, de David Lynch, ese no saber cuando empieza y termina un rodaje, orquestado por un omnipresente director/camarógrafo que nunca dejó de mover los hilos

Agustin Acevedo Kanopa dijo...

la acabo de ver.
yo también estoy confundido.
la escena de la familia encapuchada está fácilmente dentro de lo más jodido que se haya filmado en el cine.
Por alguna razón, la asocio con Lost Highway, de David Lynch, ese no saber cuando empieza y termina un rodaje, orquestado por un omnipresente director/camarógrafo que nunca dejó de controlar los hilos de todo

absinthe dijo...

no vi Irreversible y tampoco vi Audition, pero me interesó tu post. Así que agrego la película a la lista de peliculas impresionables para ver un domingo de día rodeado de ositos de peluches y cosas rosadas.

de hecho me interesó mucho, creo que mi impresionabilidad juega en contra, maldición.

sobre cine dentro de cine, viste Inland Empire? tiene, también, en esa manera sucia de filmar de Lynch por momentos un punto cúlmine, un momento de miseria que un zoom out revela es, pues, parte de otra película, y te hace polvo.

salú

Morsy dijo...

Me gustó más tu post que la pelicula, no me pareció más fuerte que audition o irreversible, tiene partes bastantes graciosas y cuando te muestran que el loco se garcha al recién nacido, es más repugnancia moral lo que parece querer trasmitir que otra cosa, visualmente no es muy impresionable, cuando lo saca de la madre, ya sabés que se lo va a garchar es como ta, ya sabés que se lo garcha, seguro.
La parte que se garcha a la familia tampoco es taaaaaan fuerte, cuando se coge al hijo se coge una funda practicamente (¿?), después aparece la cabecita del pendejo babeando... bueno...sí, es cierto, se le ven un poquito las piernas y la sangre pero ta, ni bien entra el loco, ya sabés que se va a terminar garchando a toda la familia, es bastante previsible. Lo que me parece una falta es que no se garche a la hija del loco en ningún momento, eso fue un gol en contra.
La película es bastante estandar, los efectos de sonido son re chotos y como empieza con los titulos parece Torrente, pero el personaje principal es bastante cariñoso y creo que uno le agarra cariño, le hermano tiene cara de hijo de puta, encara.

Anónimo dijo...

A mi me hizo mal ver esta pelicula, me senti sucio con tan solo verla, me gusta el gore, el terror,las pelis de mafia y tambien de suspenso pero esto fué demasiado, no es una pelicula recomendable,es baja, degradante y oscura.